monti otoño 2013

monti otoño 2013

Los mandarines y pontífices, la crítica gastronómica y la Red

Llevo en pocas semanas leídos ya media docena de descalificaciones, repletas de improperios, a la crítica, o simple opinión, gastronómica en la Red. Todas ellas de reconocidos comentaristas de los medios escritos de comunicación, algunos incluso críticos (en alguna ocasión). Alguno, incluso autor de meritorios Anuarios.

Es sorprendente el papel que puede deducirse que se pretenden arrogar: el de interpretes únicos de qué está bien y de qué no en el arte del buen comer y mejor beber. Como si el maltrato recibido en un restaurante o su deficiente calidad, nunca reseñados por ellos porque nunca lo sufriran por ser quienes son, no justificara un desahogo. Más: como si el lector de los mismos en alguna red fuera un subnormal incapaz de enterderlo como tal.

Ello además de otro elemento relevante que transcribo de alguien que sabe mucho más que yo aunque esté referido a la Red en general pero es de aplicación: "se echa de menos en su panorama algo más de acento en la vertiente creativa de la Red, que sin duda es importante. Hay gentes, que nunca habrían accedido a publicar en las ágoras que controlan los mandarines de la cultura y el mercado, que ahora publican y con mérito. Y si alguno lo hace por exhibirse es con el mismo derecho que tienen a exhibirse los pontífices de la opinión". Pues eso.

lunes, 24 de enero de 2011

Frosio Ristorante (Bérgamo): accesible gracias al 'low cost'

La reciente inauguración del AVE enmascara todavía más el aislamiento de la ciudad de Valencia, obligada a conectarse con el mundo exterior vía capital de España. Las compañías low cost, con todos sus inconvenientes, son casi las únicas que nos brindan a los residentes en esta comunidad la posibilidad de poder desplazarnos unos días, un fin de semana para la mayoría, a algunas ciudades del resto de Europa sin perderlos en conexiones dentro de los aeropuertos (y con permiso de los controladores). 

Bérgamo es una de una de esas ciudades y quizás una de las menos conocidas debido a la cercanía de Milán. La combinación de su Città Alta y Bassa conforman un conjunto atractivo lleno de tranquilidad excepto los sábados por la tarde cuando el número de viandantes por la Via Colleoni retrotraen a los días de fallas.

A pocos kilómetros de Bérgamo se encuentra Almè, sede de uno de los mejores restaurantes de la zona: Frosio. Un negocio familiar demostración de que la cocina italiana es pasta, pero mucho más que pasta. No llega, en mi opinión, el veronés Il Desco pero el viaje hasta Almè es más corto.

Como restaurante de calidad, ofrece menús y carta (diferente en su composición). Éste se desdobla en dos, el del mar y el de tierra, con las gambas de Sicilia en risotto y la ternera fassone como elementos centrales de cada uno. No los he probado, pero sí algunos platos de una carta con sabrosas propuestas elaboradas con cuidado y capacidad técnica. 

En entrantes, por ejemplo, el risotto de puerros y gambas, la sopa de hongos (excelentes los boletus deshidratados que compré en el mercado de Bérgamo) y trufa negra, los ravioli de mortadela y pistachos o las tortitas de cebolla y trufa negra de Bracca. Y entre los platos principales, el San Pedro con almejas y hongos, los salmonetes y vieras con verduras o el pichón con salsa de miel y foie. Los platos de carne no parecen menos atractivos.

El restaurante tiene una carta de vinos espectacular aunque no sea la de La Tour d'Argent, y una bodega que impresiona por las joyas que guarda. A pesar de ello, si uno no es fan de algún vino italiano en particular, en mi caso del toscano Castello di Brolio Riserva 2007, recomendaría el local Valcalepio. El que Frosio ofrece es de calidad y tiene un precio moderado. Además es casi imposible de encontrar fuera de esta zona.

A pesar del obligado desplazamiento desde Bérgamo (7 kilómetros. y 25 euro de taxi) y de que su localización como PDI en algunos navegadores es incorrecta (mejor introducir la dirección), merece la pena salir de la oferta de la ciudad, o inferior o más centrada en lo más típico de la cocina italiana. Aunque eso sí, con una calidad media superior a la de los italianos locales (con permiso de Di Carlo y Il Ritrovo) a pesar de lo que han mejorado en los últimos años.
--------------------------------------------
Ristorante Frosio, Piazza Lemine, 1 Almè (Bergamo) Tel. +39 (0) 35.541633

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Si no ha insultado a un tercero su comentario será publicado. (Aunque según parece si utiliza Mozilla Firefox puede no poder enviarlos)