monti otoño 2013

monti otoño 2013

Los mandarines y pontífices, la crítica gastronómica y la Red

Llevo en pocas semanas leídos ya media docena de descalificaciones, repletas de improperios, a la crítica, o simple opinión, gastronómica en la Red. Todas ellas de reconocidos comentaristas de los medios escritos de comunicación, algunos incluso críticos (en alguna ocasión). Alguno, incluso autor de meritorios Anuarios.

Es sorprendente el papel que puede deducirse que se pretenden arrogar: el de interpretes únicos de qué está bien y de qué no en el arte del buen comer y mejor beber. Como si el maltrato recibido en un restaurante o su deficiente calidad, nunca reseñados por ellos porque nunca lo sufriran por ser quienes son, no justificara un desahogo. Más: como si el lector de los mismos en alguna red fuera un subnormal incapaz de enterderlo como tal.

Ello además de otro elemento relevante que transcribo de alguien que sabe mucho más que yo aunque esté referido a la Red en general pero es de aplicación: "se echa de menos en su panorama algo más de acento en la vertiente creativa de la Red, que sin duda es importante. Hay gentes, que nunca habrían accedido a publicar en las ágoras que controlan los mandarines de la cultura y el mercado, que ahora publican y con mérito. Y si alguno lo hace por exhibirse es con el mismo derecho que tienen a exhibirse los pontífices de la opinión". Pues eso.

jueves, 28 de marzo de 2013

Paco Morales se va (Ferrero cierra)

Era para mí uno de los mejores de los que trabajaban en la Comunidad Valenciana en su capacidad para sorprender. Pero lo que no puede ser no puede ser y montar un Relais&Chateau en Bocairent (precioso pueblo por otra parte) sólo se le puede ocurrir a un deportista mal aconsejado. 

Resultado: El Hotel Ferrero cierra y nos quedamos sin un gran restaurante. Ello engrandece todavía más la valentía de otros, como Kiko Moya y su apuesta por permanecer en Cocentaina, pero no evita lo obvio: todos perdemos. Y mucho con la marcha de Morales
JLM

“Paco Morales les comunica que la dirección del Hotel Ferrero le ha informado que por imposibilidad de mantenimiento de apertura del hotel, éste deja de prestar los servicios de hostelería a partir del 1 de abril de 2013, sin poder garantizar su continuidad. Como consecuencia ineludible de esta situación sobrevenida, desconocida e inesperada, a tan sólo tres días de su reapertura, el Restaurante Paco Morales de Bocairente se ha visto abocado y obligado a su cierre.
Esta dolorosa decisión tronca e interrumpe la trayectoria ascendente al servicio de la calidad y la alta gastronomía que se reflejaba en la nueva carta y menú que no podrán ya ver la luz ni ser saboreadas en esta temporada y que ha venido siendo bandera de este restaurante durante los últimos 4 años y desde que el cocinero Paco Morales se trasladó a vivir y trabajar a la Comunidad Valenciana.
Una nueva etapa comienza en su carrera profesional a partir de ahora, posiblemente ya de vuelta a su Córdoba natal, pero eso corresponderá al futuro, ahora toca despedirse de esta extraordinaria tierra y su gente que con tanto cariño le han acogido en este tiempo, agradeciéndoselo de corazón.
Nuevos retos y proyectos serán acometidos en breve por la incansable actividad, determinación y buen hacer de este chef. En espera de poder contárselos quedamos”.
Apicius Cuaderno de alta cocina

1 comentario :

  1. Estaba cantado que el Hotel no podía tener éxito. Empezando por la última parte del trayecto desde Valencia era para pensárselo y acabando por el trato del "usted no sabe con quien está hablando de parte de su personal. Y encima tenía una señalización criminal (de hecho no tenía señalización ni en la carretera ni en el hotel). Eso por no comentar los bugs del comportamiento del restaurante con unos gritos en la cocina audibles en todo el comedor y otras lindezas.

    ResponderEliminar

Si no ha insultado a un tercero su comentario será publicado. (Aunque según parece si utiliza Mozilla Firefox puede no poder enviarlos)