monti otoño 2013

monti otoño 2013

Los mandarines y pontífices, la crítica gastronómica y la Red

Llevo en pocas semanas leídos ya media docena de descalificaciones, repletas de improperios, a la crítica, o simple opinión, gastronómica en la Red. Todas ellas de reconocidos comentaristas de los medios escritos de comunicación, algunos incluso críticos (en alguna ocasión). Alguno, incluso autor de meritorios Anuarios.

Es sorprendente el papel que puede deducirse que se pretenden arrogar: el de interpretes únicos de qué está bien y de qué no en el arte del buen comer y mejor beber. Como si el maltrato recibido en un restaurante o su deficiente calidad, nunca reseñados por ellos porque nunca lo sufriran por ser quienes son, no justificara un desahogo. Más: como si el lector de los mismos en alguna red fuera un subnormal incapaz de enterderlo como tal.

Ello además de otro elemento relevante que transcribo de alguien que sabe mucho más que yo aunque esté referido a la Red en general pero es de aplicación: "se echa de menos en su panorama algo más de acento en la vertiente creativa de la Red, que sin duda es importante. Hay gentes, que nunca habrían accedido a publicar en las ágoras que controlan los mandarines de la cultura y el mercado, que ahora publican y con mérito. Y si alguno lo hace por exhibirse es con el mismo derecho que tienen a exhibirse los pontífices de la opinión". Pues eso.

sábado, 13 de abril de 2013

Mulandhara: el buen precio, sólo aparente, no lo es todo


Un cruce de correos (privados) con unos de los cocineros valencianos que más admiro me ha llevado a dejar en suspenso -hasta que pueda dedicar tiempo a una reflexión sosegada - mi forma habitual de comentar los aspectos favorables y, sobre todo,  desfavorables de los lugares que visito. Tengo la impresión de que tras ella no modificaré mi enfoque, al fin y al cabo uno es como es y anda siempre con lo puesto, pero como leí a García Márquez los únicos que no están dispuestos a cambiar de opinión son los cretinos y los muertos. Y no me tengo por ninguno de los dos tipos referidos. Y las apreciaciones de quien se mata por salir adelante y está dignificando  la gastronomía valenciana de forma destacada bien merecen un paréntesis.
Viene este prólogo a cuento de mi visita a unos de los restaurantes aparentemente más ilusionantes hoy en Valencia Mulandhara. Liderado por un pequeño y dinámico grupo de jóvenes, en este caso dirigido por Alejandro Platero según leo, de esos que frente a los vientos y mareas que nos azotan están consiguiendo un notable éxito de público en favorable contraste con el tsunami de cierres. 

Ellos, en este caso de forma muy destacada, ya se encargan de difundirlo en las redes sociales pero también pude constatarlo el día que lo visité: el local estaba lleno un día entre semana. A buena hora tuve la ocurrencia de acudir, debo añadir, porque la visita me confirmó que una cosa es llenar los locales y otra, muy diferente, ser gastronomicamente destacable. Vamos, lo ya antiguo de que unos tienen la fama y otros cardan la lana. 

Siguiendo el criterio antes expuesto al inicio, aquí van mis valoraciones con la mínima adjetivación y retórica de la que soy capaz. Por desgracia no hay ninguno positivo, pero por más días que pasan sigo sin encontrarlos.

a) No se puede encontrar la carta con facilidad sin desplazarse al local. La web la tienen en construcción y en las redes sociales que visito no figura en ningún lugar. Encima una vez en el local, uno descubre que se trata de menús de entrantes "sorpresa" que el chef decido como le viene en gana, los que comí impresentables todos, más un arroz o una carne o un pescado.  Y más o menos entrantes según el precio del menú. Todos a mesa completa, como el rancho. 

b) Algunos de las entrantes se sirvan en plato común para meter cada uno su cuchara (y sin cuchara para servirlo). Si uno lo visita con su pareja o con aún amigos aun podría tener un pase (que no lo tiene). Si uno lleva a un cliente, la situación es impropia de un restaurante del año 2013. Resulto imposible pedirla por la falta de atención de las camareras a las (posibles) peticiones de las mesas

c) Los precios de los vinos son triple del precio en bodega. Con esta estructura, su menú de mediodía de 15 euros (el más barato) le puede acabar costando a uno más de doble. Los vinos son interesantes pero triplicar con esa estructura de costes fijos tan mínima (todo a favor del restaurante y nada a favor de la capacidad de elección del cliente),  no tiene para mi otra justificación que querer hacer caja. 

d) El postre que denominan tarta de...es un cuenco repleto de nata con una finísima, y cuando  escribo finísima quiero decir finísima, capa de lo que le da nombre en el fondo. Fui incapaz de encontrar ni una micra de similitud con tarta alguna (y las he comido de infinidad de tipos).

e) Inaceptable distribución de las mesas. Colocar una mesa de dos entre dos de cuatro/seis comensales (como está al fondo del local) es buscarse críticos a bajo coste. Fue mi caso y me parece una falta de respeto absoluta. Otras no tuvieron esa desgracia pero en todo caso hay demasiadas mesas para el tamaño de la sala como se puede ver en las fotos que publicita. (y da la modesta eficacia del servicio). Es cierto que los valencianos/españoles somos ruidosos, pero con unos pocos cubiertos menos se ganaría tal vez reducir irritación entre los afectados por tan interesada como desconsiderada distribución. El gasto realizado en insonorizar vía el techo se va al garete.

f) Nula atención al servicio de mesas. Bajo un aparente servicio amble lo que se esconde es simplemente y tan sólo un servicio de distribución de menús. Como uno tenga la desgracia de que se le caiga al suelo un cubierto, desee  más agua o quiera pagar rápido porque tiene prisa, se le ha hecho tarde o quiera abandonar el local lo antes posible  (por ejemplo) va listo. Ni una mirada para ver si en las mesas falta o necesitan algo. Por supuesto, y en consonancia con todo lo anterior, si uno paga con tarjeta se la llevan para volverla a traer con la terminal en lugar de traer ésta y conseguir así que el cliente no pierda de vista su tarjeta (que es para lo que se inventaron las terminales)

¿Cómo se come? Como dudo que pueda ser objetivo tras una lista de despropósitos como la anterior, simple síntesis de muchos más que podría relatarles, obvio el detalle de este punto.  El plato principal que probé era aceptable pero los entrantes pura filfa uno tras otro, del primero al último. Así que estos jóvenes, tipo Platero, que sin duda es dinámico y tiene gran mérito (económico) pero que gastronómicamente no aporta nada, conmigo que no cuente. Con su éxito (y sus fervientes amigos en la redes sociales) se lo coma.




6 comentarios :

  1. Montana, no te cortes!
    Adoramos tu retórica y tus epítetos!

    ResponderEliminar
  2. 200% de acuerdo. Con el comentario al restaurante, yo también piqué con su atractiva autopublicidad en las redes, como sobre todo con el comentario que ha dejado en Facebook: ¿vamos al cine sin saber qué vamos a ver?. ¿a un concierto sin conocer el programa? ¿compramos un libro sin informarnos de su contenido? ¿a una exposición o una conferencia sin saber de quien y sobre qué?. Entonces, ¿por qué tenemos que aceptar ir a un restaurante sin saber qué vamos a poder comer?

    ResponderEliminar
  3. Con eas críticas destructivas no se consigue nada. El señor Montana podría preguntarse por qué el restaurante llena y no por casualidad un día aislado en lugar de ponerlo todo a caer de un burro. Cuando tanta gente le da su confianza por algo será. Los comentariosconstructivos ayudas. La mala leche no sirve para nada.

    ResponderEliminar
  4. Aviso: Si se dedica a reseñar los restaurantes valencianos que se han decantado por este tipo de servicio no dará abasto. Y hacérselo pagar sólo a uno me parece injusto. O todos o ninguno ¿no te parece?

    ResponderEliminar
  5. Tu comentario me parece un soplo de aire fresco en una situación que asfixia que es la de que hay que pasar por el aro que fijan los que cobran.O dicho con otras palabras antes cerrar que cambiar. Lo tomas o lo dejas, eso sin informar por aquello de que "el que viene ya sabe lo que se va a encontrar". ¡¡Tiene narices!!

    Y los supuestos críticos o mirando hacia otro lado o engordando gratis. ES verdad que de algo tienen que comer y me parece que tu ese problema lo tienes resuelto pero otros que también lo tienen sólo cantan alabanzas, nunca miserias cuando éstas son más frecuentes. Sigue Joe que al menos algunos valoramos tu trabajo!

    (firmo anónimo porque bastantes me conocen, o eso me dicen) Pero si me aseguras que no lo publicas en otro comentario te doy mis datos. :)

    ResponderEliminar
  6. A GPM: el comentario no ha sido publicado porque lo considero insultante respecto a otros y la norma como se indica arriba de este recuadro es que "Si no ha insultado a un tercero su comentario será publicado. Joe L Montana no se incluye. Tiene la convicción de que no insulta quien quiere sino quien puede. Y nunca un anónimo puede".
    Pueden enviar cuantos desee y lo críticos que desee, pero sin lo que en castellano denominamos insultos. Si los hay, como en los recibidos, no se publicaran por mucho, o poco, que coincida con sus valoraciones.

    A anónimo (del comentario enviado a las 22:55): Gracias por el ofrecimiento pero no es necesaria la información personal. A la hora de pagar las cuentas, los euros de todos son iguales. Y lo mismo defiendo a la hora de opinar. Gracias en todo caso por la valoración positiva. .

    ResponderEliminar

Si no ha insultado a un tercero su comentario será publicado. (Aunque según parece si utiliza Mozilla Firefox puede no poder enviarlos)